La Facultad de Ciencias tuvo sus raíces en la Escuela de Altos Estudios que se fundó en 1910, fecha en que se restableció la Universidad Nacional, según Ley Constitutiva expedida el 7 de abril de ese año. La Escuela de Altos Estudios se creó con el fin de “abrir campo y ayudar a la investigación científica, así como de formar hombres aptos para la enseñanza de las más altas disciplinas”.
 
No obstante esta finalidad expresa, la Escuela tuvo que concretarse a ofrecer cursos aislados de muy diversa elevación científica, con fines casi exclusivamente culturales o encaminados a la preparación de profesores de escuelas secundarias.
 
En Matemáticas sólo se ofrecieron, en épocas distintas, cuatro cursos libres, sin ningún plan de estudios que les diera unidad; estos cursos fueron dados por los profesores Sotero Prieto, Juan Mancilla y Río, Luis Espino Flores y Daniel Castañeda.
 
Lo mismo sucedió en Física, pero siendo la actividad de esta sección, tan sólo, los dos cursos que se dieron de 1912 a 1914: uno teórico a cargo del Ing. Valentín Gama, y otro práctico, a cargo del Ing. Joaquín Gallo.
 
En la rama de Química se dieron varios cursos de carácter técnico, de 1913 a 1916, por los profesores Adolfo Castañares, Ricardo Caturegli, Ing. Juan Salvador Agraz y otros más. En el año de 1916 el Ing. Juan Salvador Agraz fundó la Escuela de Ciencias Químicas y estos cursos, orientados hacia una finalidad netamente técnica, pasaron a depender de la nueva institución.
 
Por lo que se refiere a Biología, en el año de 1919 se estableció una Subsección de Ciencias Naturales, en la cual, con programas mínimos, de escaso alcance (puesto que no se intentó llevar a cabo la preparación de investigadores, sino simplemente la de maestros de enseñanza secundaria), quedaron incluidas las carreras de Profesor de Botánica y Profesor de Zoología; en cada una de ellas se hacían tres cursos de la materia fundamental, uno de Lógica y Metodología, uno de Fisiogeografía y tres de idiomas. Más tarde, en 1922 quedaron reunidas ambas carreras en una sola, sujeta al siguiente programa de base: tres cursos de Botánica, tres de Zoología y uno de Biología.
 
En el año de 1924, la Escuela de Altos Estudios se transformó en Facultad de Filosofía y Letras, pero sin cambiar nada lo relativo a ciencias, y no fue sino hasta el año de 1928 cuando se pensó darle importancia a estos estudios, para lo cual se nombraron varias comisiones encargadas de la formación de planes más completos, a fin de establecer carreras regulares con más elevadas miras.
 
En el año de 1929, al reorganizarse la Universidad, se creó en la Facultad de Filosofía y Letras la Sección de Ciencias y se ofreció el otorgamiento de los grados académicos de Maestro y Doctor en Ciencias Exactas, en Ciencias Físicas y en Ciencias Biológicas, de acuerdo con los planes de estudio respectivos.
 
Para el grado de Maestro en Ciencias Exactas se exigía cursar cuatro materias de Matemáticas y cinco de otras asignaturas y para el grado de Doctor, otros dos cursos de Matemáticas. Este plan, cuya finalidad exclusivamente cultural salta a la vista, estuvo en vigor hasta fines de 1933, habiéndose dado tan sólo algunos cursos de Matemáticas superiores, sin que nadie hubiera completado la carrera.
 
En Ciencias Físicas el plan de estudios era semejante, pero nunca se puso en práctica.
 
En Ciencias Biológicas los estudios eran más completos aunque estaban fundamentalmente encaminados a la preparación de profesores para escuelas secundarias y preparatorias.
 
En el año de 1933 el Ingeniero Ricardo Monges López publicó en uno de los Diarios de esta Capital, una serie de doce artículos dedicados a hacer ver la importancia de la investigación científica y técnica en el progreso de las naciones y posiblemente debido a estas publicaciones, el Lic. Don Manuel Gómez Marín, cuando se hizo cargo de la Rectoría, lo llamó a colaborar en la reorganización de los estudios científicos y técnicos de la Universidad. De acuerdo con esta reorganización, en el año de 1934 se formaron las Jefaturas de Grupo que tenían como finalidad coordinar e impulsar el estudio de las diversas ramas científicas y técnicas dentro de la Universidad, habiendo sido nombrados como Jefes de estos grupos las siguientes personas; Profesor Sotero Prieto para la Sección de Matemáticas, Ing. Basilio Romo para la de Física, Profesor Francisco Lisci para la de Química, Profesor Isaac Ochoterena para la de Biología e Ing. Ricardo Monges López para la de ingeniería.
 
En ese mismo año, las Secciones de Matemáticas, de Física y de Química se unieron para formar el Departamento de Ciencias de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas.
 
En el año de 1936, al desaparecer las Jefaturas de Grupo fue nombrado Jefe del Departamento de Ciencias el Ing. Monges López, quien inmediatamente después que tomó posesión de su puesto comenzó a gestionar la transformación del Departamento en Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas, la cual empezó a funcionar en el año de 1937, con los Departamentos de Matemáticas, Física, Química y Geología, siendo su Director el referido Ingeniero. En ese mismo año, el Director de la Escuela gestionó la creación del Instituto de Ciencias Físicas y Matemáticas con dos Secciones: una dedicada a la investigación matemática y la otra a la investigación física, habiendo sido nombrado Director de este Instituto el Dr. Alfredo Baños, quien anteriormente, por gestiones del Departamento de Ciencias Físicas y Matemáticas, había sido becado por la Fundación Guggenheim para perfeccionar sus estudios en E.E.U.U, habiendo recibido el Doctorado en Ingeniería en la Universidad de John Hopkins y el Doctorado en Física en el Instituto Tecnológico de Massachusetts.
 
Al establecerse la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas, su Director gestionó con la Universidad Nacional que se otorgarían grados universitarios a sus profesores de Matemáticas, habiéndose logrado después de una larga tramitación que un jurado presidido por el Ing. Monges López decidiera el otorgamiento del grado de Doctor en favor del Profesor Alfonso Nápoles Gándara y de Maestro en Ciencias en favor del Profesor Jorge Quijano.
 
Entre los profesores jóvenes que más se distinguieron por su capacidad matemática se encontraba Carlos Graef Fernández, por lo cual el Director de esta Escuela tuvo gran interés en recomendar que se le otorgara una beca para perfeccionar sus conocimientos en el extranjero, la cual fue concedida por la Fundación Guggenheim, habiendo obtenido el señor Graef Fernández, en el año de 1940, su Doctorado en Física.
 
Desde mediados de 1938 el Director de la Escuela Nacional de Ciencias Físicas y Matemáticas y el Director del instituto de Ciencias Físico-Matemáticas, empezaron a hacer gestiones ante las autoridades universitarias para la creación de la Facultad de Ciencias y con este objeto entrevistaron al Doctor Antonio Caso, Director de la Facultad de Filosofía y Estudios Superiores, para procurar que la Sección de Biología y la de Estudios Geográficos que existían en la referida Facultad se unieran a las cuatro secciones de la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas, para formar con ellas la Facultad de Ciencias. El Doctor Caso estuvo completamente de acuerdo con esta proposición y así lo expresó públicamente en un discurso que pronunció en el Anfiteatro Bolívar, con motivo del aniversario de la fundación de la Universidad.
 
Estando todos de acuerdo con la creación de esta Facultad, se corrieron todos los trámites de rigor y el H. Consejo Universitario en su sesión del 19 de octubre de 1938, aprobó legalmente su creación y la Facultad comenzó a funcionar el día 1o. de enero de 1939, habiendo el Consejo nombrado como primer Director al Ingeniero Monges López.
 
Así como al crearse la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas se procuró ayudar a los profesores para que regularizaran sus estudios académicos y obtuvieran sus grados, desde que se fundó la Facultad de Ciencias, su Director ha tenido especial empeño de ayudar a profesores y alumnos, con la finalidad de que perfeccionaran sus estudios en el extranjero, y con la ayuda de la Facultad, el Ing. Nabor Carrillo perfeccionó sus conocimientos y obtuvo su Doctorado en la Universidad de Harvard en la rama de Ingeniería; el Ing. Enrique Bustamante, estudió y se doctoró en la Universidad de Princeton, en Matemáticas; el Maestro en Ciencias Guido Munch Paniagua se doctoró en la Universidad de Chicago, por estudios e investigaciones en la rama de Astronomía y pudieron perfeccionar sus estudios los profesares Dr. Eduardo Caballero en la rama de Biología, y los M. En C. Roberto Vázquez, Enriqueta González Baz y Jaime Lifshitz en Matemáticas.
 
Durante los años de 1939, 1940 y 1942, la Facultad de Ciencias se dividió en siete Departamentos correspondientes a las siguientes ramas de la ciencia: Matemáticas, Física, Química, Biología, Geología, Geografía y Astronomía. En todos estos Departamentos se ofrecieron las grados de Maestro y Doctor en Ciencias y en los de Matemáticas, Física y Geografía los títulos de Profesor para Escuelas Preparatorias y Secundarias.
 
La experiencia adquirida en estos tres años de vida, pusieron de manifiesto la necesidad de reorganizar la Facultad de Ciencias con el objeto de darle una estructura más homogénea, separando de la Facultad las carreras que no tuvieran carácter exclusivamente científico, dentro del cuadro de las ciencias naturales. Por este motivo se suprimió de la Facultad la carrera de Geólogo, la cual pasó a depender de la Escuela Nacional de Ingenieros, pues esta carrera profesional sólo podía darse con fines prácticos en íntima conexión con las industrias minera y petrolera, completando las actividades de los ingenieros especializados en estas ramas. Asimismo, se suprimió el Departamento de Geografía, en donde se enseñaban las carreras de profesor de Geografía y de investigador en Geografía, las cuales se reincorporaron a la Facultad de Filosofía y Letras por estar la primer íntimamente ligada con las ciencias de la educación y la segunda a las ciencias sociales y antropológicas que se estudian en esa Facultad.
 
En 1945 se creó en la Facultad de Ciencias el Departamento de Biología Médica, de acuerdo con un Reglamento aprobado por el Consejo Técnico el 31 de agosto de ese año, y por el H. Consejo Universitario en su sesión de fecha 29 de febrero último, habiendo quedado, de acuerdo con esta última organización, dividida la Facultad en los siguientes Departamentos: Matemáticas, Física, Química, Biología (General y Médica), Astronomía, Geología, Geofísica e Ingeniería, y los estudios organizados en dos ciclos: el profesional y el de graduados.
 
Después de haber leído a ustedes esta breve reseña histórica de la Facultad de Ciencias y apuntado algunas de las labores que ha desarrollado, quiero manifestarles que al aprobar el H. Consejo Universitario la creación de la Escuela de Graduados y quedar dividida la Facultad en dos escuelas, la profesional (Facultad de Ciencias) y la de graduados (Escuela de Graduados), ha concluido mi labor, ya que actualmente contamos en la Facultad con Matemáticos, Físicos y Biólogos de la más alta categoría y en la Escuela con Doctores en Ciencias en casi todas sus especialidades, quienes están plenamente capacitados para regir los destinos de la Facultad y de la Escuela.
 
Por la razón anteriormente indicada, he presentado ante el C. Rector de la Universidad mi renuncia al puesto de Director que he venido desempeñando y por este motivo aprovecho esta oportunidad para despedirme de ustedes y agradecerles todas las atenciones que han tenido conmigo durante estos diez años de labor conjunta.
 
Ing. Ricardo Monges López
Go to top