Instituto de Matemáticas de la Universidad Nacional Autónoma de México

El Instituto de Matemáticas de la UNAM es la institución más antigua de México en la que se realiza profesionalmente investigación sobre muy variados temas de las matemáticas. Consta de su sede principal en Ciudad Universitaria en la Ciudad de México, de dos unidades foráneas en Cuernavaca, Morelos, y en Juriquilla, Querétaro, así como de una representación en Oaxaca, Oaxaca.

Los primeros años de la década de los sesenta marcan el inicio de una nueva etapa en el desarrollo de las matemáticas en el país. Se da un nuevo enfoque a la ciencia en general y a las matemáticas en particular; la actividad científica ya no es vista como un lujo, sino como un elemento imprescindible para la vida del país. Una manifestación de ello es la reorganización del Instituto Nacional de la Investigación Científica (INIC), como consecuencia de la ley que el Congreso de la Unión aprobó a finales de 1961. Una de las primeras acciones que tomaron los vocales del INIC fue “cancelar todos los sueldos y subsidios personales que habían sido otorgados por el Instituto...”, dedicando desde ese momento la mayor parte de su presupuesto al pago de becas. En particular, esta medida significó que las instituciones fueran las responsables de retribuir adecuadamente a los investigadores.

 


Con esta nueva visión se crearon instituciones académicas, tanto en la Ciudad de México,
como en el resto de la República. En esta etapa, los matemáticos que ponen en marcha las
nuevas instituciones fueron formados, en gran medida, por la UNAM.

En 1961 se funda el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (CINVESTAV), cuyo primer director es el distinguido fisiólogo Arturo Rosenblueth (1900- 1970), (En diversas ocasiones el distinguido matemático estadounidense Norbert Wiener visitó el Instituto de Cardiología para colaborar con Rosenblueth, sin embargo, no tuvo un contacto sistemático con el grupo de matemáticos de la UNAM. ) quien desde un principio invita a colaborar en el proyecto al doctor José Ádem (1921- 1991), y le encarga la tarea de formar el Departamento de Matemáticas. impartidas por un pequeño grupo de prestigiados profesores de la institución y jóvenes egresados de la Facultad de Ciencias de la UNAM, que trabajan bajo el liderazgo de la matemática Manuela Garín de Álvarez, a quien posteriormente sustituye el maestro Enrique Valle Flores, quien también había sido investigador del Instituto de Matemáticas, y que realiza una labor de promoción infatigable y permanece en la institución hasta su fallecimiento.

El inicio de los sesenta también llevó cambios al interior de la UNAM, en particular de la Facultad de Ciencias y del Instituto de Matemáticas. Casi todos los estudiantes de las generaciones que terminaron en 1962, 1963 y 1964 fueron contratados por el Instituto y enviados a diversas universidades de los Estados Unidos para realizar estudios de posgrado; a los estudiantes de las generaciones siguientes ya no fue posible contratarlos a todos, pero varios de ellos fueron apoyados decididamente para salir al extranjero.

La reforma educativa emprendida por el gobierno en ese periodo tuvo sus aciertos y desaciertos. Sin duda, la elaboración de los libros de textos gratuitos para la educación primaria a cargo de un grupo de profesores del Departamento de Matemáticas del CINVESTAV, encabezado por Carlos Ímaz, y los de la secundaria abierta a cargo de investigadores del Instituto como Humberto Cárdenas, Emilio Lluis y un pequeño grupo de colaboradores, sentó las bases para que la comunidad matemática del país tuviese injerencia
en los planes y proyectos para la educación elemental.

El crecimiento de la actividad en el Instituto de Matemáticas de la UNAM se acentuó notablemente en los últimos años de la década de los setenta, bajo la dirección de Humberto Cárdenas (de 1972 a 1984). Por un lado, empezaba a rendir sus frutos el programa de becarios en el extranjero que el Instituto había iniciado en forma sistemática desde 1974. También, desde comienzos de la década, la Facultad de Ciencias empieza a producir doctorados en matemáticas, cuyo trabajo se realiza totalmente en la UNAM. El crecimiento
de la institución fue una consecuencia de lo anterior; en 1971 el Instituto tenía 16 investigadores, para 1975 el número de investigadores ya era más del doble: 38. En 1979 este número disminuye ligeramente a 35, pero para 1980 crece a 41.

También se incrementó en forma notable el programa de investigadores invitados. Hasta 1967 habían visitado el Instituto 80 matemáticos del extranjero; solamente entre 1978 y 1979 visitaron el Instituto 29 connotados investigadores.

 


 

J. Bracho et al., “Matemáticas”, La UNAM por México, ed. Lourdes M.
Chehaibar Náder, UNAM, México 2010, 893 - 928.

Investigadores reconocidos

Los investigadores del Instituto que han sido reconocidos son los siguientes:

Go to top