(Del Boletín del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. #237, Marzo 2008)

Octava y última parte
Por Ángela Acevedo


El Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias, cuenta actualmente con 120 profesores de tiempo completo y 19 técnicos académicos; la gran mayoría, son ampliamente reconocidos por su trabajo tanto en docencia como en investigación. Treinta investigadores pertenecen al Sistema Nacional de Investigadores, SNI. Diez y siete son de nivel 1, 8 nivel 2
y 5 nivel 3. Entre las principales áreas de trabajo de se encuentran:

(Del Boletín del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. #236, Febrero 2008)

 

Ángela Acevedo
Septima Parte
Durante los últimos años los acontecimientos más relevantes en cuanto a las matemáticas en México han sido: su gran desarrollo dentro de la UNAM, sobre todo en la Facultad de Ciencias y en los Institutos; la creación del Centro de Investigación en Matemáticas, CIMAT en Guanajuato además de la apertura de un gran número de licenciaturas en  matemáticas en casi todo el país, además de la promoción y la publicación de más artículos en matemáticas tanto en nuestro país como en el extranjero.

(Del Boletín del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias. #234, Enero 2008)

Ángela Acevedo
Quinta Parte
Después de la muerte de Birkhoff la encomienda de velar por el desarrollo matemático en México recayó en Solomon Lefschetz (1884-1972). Lefschetz influyó de manera directa en varias áreas de las matemáticas como la topología algebraica, la geometría algebraica y las ecuaciones diferenciales. Gracias a su influencia consiguió que varios matemáticos
mexicanos, obtuvieran becas en Princeton y otros centros académicos. En todo ese tiempo muchos matemáticos como Roberto Vázquez, José Ádem, Félix Recillas, Guillermo Torres, Emilio Lluis, Gonzalo y Francisco Zubieta y otros profesores destacados establecieron el profundo desarrollo de la matemática que ahora tenemos en la Universidad.
Por haber aportado excepcionales servicios al desarrollo científico del país, se le concedió en 1945 la presea “Águila Azteca” al profesor Lefschetz, como un reconocimiento a
los servicios excepcionales en pro del desarrollo científico del país. En 1955, Lefschetz es nombrado investigador del Instituto de Matemáticas de la UNAM, cargo que ocuparía
hasta 1966 cuando realiza su última visita a México. También apoyó a otros jóvenes estudiantes de matemáticas como Carlos Imaz, Samuel Gitler, Francisco Tomás Pons, Carlos Perelló, Elmar Wilkenkemper, Andrés Sestier y Alberto Verjovsky.

(Del Boletín del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. #235, Enero 2008)

Ángela Acevedo
Sexta Parte
Durante los años sesenta, la Sociedad Matemática Mexicana promovió la disciplina matemática a lo largo y ancho del país y en otros centros educativos. En 1950 se funda la  Facultad de Ciencias Fisicomatemáticas en la Universidad Autónoma de Puebla abriendo la licenciatura en matemáticas. El programa quedará suspendido por varios años por falta
de profesores y se reabrirá hasta 1973 funcionando ya de manera regular. En 1953 La Universidad Autónoma de Nuevo León también inició sus cursos en matemáticas y también con altibajos se mantuvo con la ayuda de profesores entusiastas que estaban convencidos que la actividad científica en el área matemática era ya un elemento imprescindible para la vida académica de nuestro país. En 1961 se funda el Centro de Investigación y Estudios Avanzados del IPN cuyo primer director fue el fisiólogo Arturo Rosenblueth quien invitaría de inmediato a colaborar en el proyecto de formar el Departamento de Matemáticas en dicho Centro a José Adem (1921-1991). En esa época Adem poseía un excelente currículo dentro del área de la Topología Algebraica siendo en 1960 el miembro más joven del Colegio Nacional. En investigación, la herramienta matemática conocida como “Las relaciones de Adem” le había dado renombre internacional.

(Del Boletín del Departamento de MAtemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. #233 Diciembre 2007)

Ángela Acevedo
Cuarta Parte
Al empezar el siglo XX, el ilustre maestro Justo Sierra consiguió, tras muchos esfuerzos, que se fundara la Universidad. La idea rectora era reunir, en un proyecto común, las cuatro escuelas profesionales que existían: Medicina, Jurisprudencia, Ingeniería y Bellas Artes y darles una base o fundamento común: la Escuela Nacional Preparatoria. Pero era necesario, además, que la Universidad se estableciera un lugar donde se pudieran hacer estudios más avanzados que en las escuelas existentes. Era pues necesario fundar
una nueva escuela y que también formara parte de la Universidad. Esa nueva institución se llamó Escuela Nacional de Altos Estudios y fue inaugurada formalmente el 18 de septiembre de 1910, cuatro días antes de la inauguración de la Universidad Nacional de México. La Escuela Nacional de Altos Estudios es fue la madre de las dos facultades
que se dedican a las actividades fundamentales de la cultura: la Facultad de Filosofía y Letras y la Facultad de Ciencias. La Escuela Nacional de Altos Estudios estaba constituida por tres secciones, la segunda de las cuales era la sección de ciencias en que se  debería enseñar e investigar biología, física, matemáticas y química.

Go to top