En el presente siglo se funda la Sociedad Matemática Mexicana, que acab de festejar 50 años y se crea la carrera de matemático en varias universidades.

La historia de las matemáticas en este siglo es mucho mejor conocida. Nunca en México ni en el mundo había habido tantos matemáticos. La mitad de los matemáticos que han existido están vivos. Mundialmente el siglo ha tenido un desarrollo apasionante. No sólo se han resuelto algunos problemas que llevaban siglos sin tener solución, sino que también la matemática ha crecido de tal modo que no existe nadie actualmente que la conozca toda. Pero... ¿hay muchos matemáticos que realizan investigación en México?

 

En el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), según los últimos datos, hay 176 matemáticos (el SNI se creó para apoyar la labor de investigación en México. En teoría todo investigador activo que lleve a cabo su labor bien, debería estar en el SNI). Para decidir si son muchos o pocos contemos las áreas o especialidades que existen en matemáticas actualmente. En el Mathematical Review editado por la Sociedad Matemática Americana en la clasificación de 1991 aparecen 94 áreas principales como: Lógica Matemática, Teoría de los números, Análisis armónico, Geometría diferencial, Probabilidad, etc.

Cada una de éstas áreas se subdivide en varias especialidades que haciendo un cálculo aproximado suman 4 mil 726, (el autor de este artículo trabaja en partes de las áreas 34L99, 34B24 y 47E05). como actualmente es indispensable especializarse para hacer investigación y es extraordinariamente difícil para una sola persona conocer con detalle varias ramas de la matemática, si quisiéramos  tener en México un especialista de cada tema necesitaríamos 27 veces la cantidad de investigadores en matemáticas que hay actualmente en el país, según mis cálculos aproximados. ¿Sería deseable para un país con cerca de 90 millones de habitantes tener unos 4 mil haciendo investigación en matemáticas?. No será fácil lograrlo ya que ni siquiera es fácil conservar los que ya tenemos. El número de estudiantes de licenciatura de matemáticas en la UNAM, por ejemplo, ha permanecido constante por más de 15 años y tiende a reducirse. Esto tal vez se deba a que en la carrera de matemáticas no es fácil conseguir un buen salario tampoco. De los 176 matemáticos que mencioné arriba muchos ganan poco. Pero esta situación no es nueva. L. Leonard en un estudio sobre Carlos de Sigüenza dice: "Su salario era insignificante (...), y como muchos de sus sucesores en las universidades hispanoamericanas hoy día, tuvo que suplementar su sueldo con diversos empleos simultáneos".


Rafaél del Río C.

Octubre 1994

 

Go to top