El 19 de octubre de 1938, siendo Rector Gustavo Baz Prada, se presenta al H. Consejo Universitario un proyecto para la creación de la Facultad de Ciencias firmado por el Dr. Antonio Caso, Director de la Facultad de Filosofía y Estudios Superiores; el Ing. Ricardo Monges López, Director de la Escuela Nacional de Ciencias Físicas y Matemáticas; el Profr. Isaac Ochotorena (1885-1950), Director del Instituto de Biología, y el Dr. Alfredo Baños, Director del Instituto de Ciencias Físico-Matemáticas.

El decreto para la creación de la Escuela de Altos Estudios se dio en abril de 1910; quedó dividida en tres secciones y la segunda incluía las ciencias exactas, la física y las ciencias naturales. En 1917 esta segunda sección se redujo a Sección de ciencias exactas se ofrecieron sólo cursos aislados de matemáticas. 

Antonio Caso (1883-1946) emprendió una cruzada en los periódicos para lograr que se crearan, “como en Francia” dos facultades: una Facultad de Letras y otra de Ciencias. En la Facultad de Ciencias debían estudiarse física, biología y matemáticas. Remarcó que para la creación de esta Facultad era necesaria una inversión considerable y que la ciencia mexicana existía “a pesar de que el Estado no la favorece”. En defensa de la Facultad de Letras, que estaría encargada de los estudios superiores de Humanidades,  arguyó “sin alfabeto no hay democracia ni es concebible que se produzca”.

Go to top