El desarrollo de las matemáticas de tradición occidental en lo que hoy llamamos México comenzó en 1556, con la obra Sumario compendioso de Ias cuentas de plata y oro que en los reinos del Perú son necesarias a los mercaderes y todo género de tratantes. Con algunas reglas tocantes a la Aritmética, de Juan Díez Freyle1, impresa por Juan Pablos en la Ciudad de México. Aunque en ese tiempo la difusión del conocimiento era sensiblemente más lenta que en los siglos siguientes, parece ser que el autor ya conocía el Ars magna (1545) de Gerónimo Cardano (1501-1557), en la que aparecen por primera vez en Europa los procedimientos para resolver las ecuaciones de tercero y cuarto grados.

Go to top