Raymundo Bautista Ramos

El estilo de Raymundo como matemático, no es fácil de describir, le gusta crear teorías, puede empezar con un problema a primera vista simple, pero siempre tratará de ir más y más lejos, generalizando cosas, tomando otras teorías y tratando de unirlas, dando lugar a unas matemáticas muy creativas y originales, por lo que muchas veces resulta muy difícil convencerlo de ponerle punto final a un trabajo. Si nos permitieran ver a Raymundo haciendo matemáticas a de un espejo, nos sería muy complicado adivinar su nacionalidad, veríamos la pasión del latino, mezclada con la fuerza de un vikingo, la minuciosidad de un relojero suizo y la disciplina de un japonés.

A muchos para quienes las matemáticas representan un campo de conocimiento estático, en el cual no queda ya nada nuevo por descubrir, será motivo de sorpresa –y de orgullo– el enterarse que, además de que las matemáticas son un área tan activa de investigación y estimulante como cualquier otra, contamos entre nosotros con un universitario que tiene el privilegio de haber influenciado el área de su especialidad a tal grado que sus resultados son ya parte esencial de la estructura de las matemáticas, y que sin ellos sería radicalmente diferente.

 

 

Go to top