Leopoldo Román Cuevas

Nace en la Ciudad de México el día 2 de mayo de 1959. Obtuvo sus grados de Licenciatura, Maestrìa y Doctorado en Matemáticas en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, obteniendo la "Medalla de Plata Gabino Barreda" en los niveles de Maestrìa y Doctorado. Hizo un Postdoctorado en la "McGill University" en Canadá.

El 12 de octubre del 2006 partió para "conquistar otros mundos'', pues "él ya había hecho todo lo que tenía que hacer aquí'', eran con frecuencia sus últimas palabras.

 

(Por Sergio Macías, Carta Informativa, Octubre 2006)

Lord, my body

has been a good friend,

but I won 't need it when I

reach the end...

(Cat Stevens, 1970)

 Leopoldo Román: Querido maestro; distinguido y controversial personaje; hombre tímido, sensible y amante de la poesía; gran compañero y mejor amigo. Los que te amamos te extrañamos.

 

Nuestros caminos se encontraron hace veinticinco años. aunque el principio fue difícil, llegamos a "limar las asperezas" y  empezó una gran amistad que duró hasta el 12 de octubre de 2006. Día en que dejó su cuerpo para ir a hacer matemáticas a otros espacios y en otras dimensiones.

Leopoldo Román nace en la Ciudad de México el día 2 de mayo de 1959. Obtuvo sus grados de Licenciatura, Maestría y doctorado en Matemáticas en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, obteniendo la "Medalla de Plata Gabino Barreda" en los niveles de Maestría y Doctorado. Hizo un Posdoctorado en la "McGill University" en Canadá. También realizó varias estancias de investigación: dos en la  "McGill University", Canadá; tres en la "Dalhousie University", Canadá; una en el "Imperial College", Inglaterra; una en la "Universidad de Colombia", colombia; y la última en la "Lousiana Tech University", EE.UU.

Fué investigador del Instituto de Matemáticas de la UNAM a partir de septiembre de 1987. Sus áreas de interés fueron: La Teoría de las Categorías, La Teoría de las Retículas, La Teoría de los Grupos, La Lógica Matemática y La Lógica Cuántica. Su producción científica consta ed más de 25 artículos publicados en revistas de reconocido prestigio internacional.

Leopoldo veía las matemáticas de manera directa, entendía por sí mismo el mecanismo de los objetos que trabajaba y, una vez que detectaba las preguntas rlevantes, profundizaba en ellas, llegándole a tomar meses y, a veces años el encontrar su solución.

Mantenía correspondencia con los líderes mundiales de sus áreas -quienes en diversas ocasiones, elogiaron el trabajo de Leopoldo-. Esto le permitía rastrear los problemas más significativos, trabajar en ellos y plantear algunos nuevos. Muchas veces sucedió que los problemas en los que él había pensado, ya habían sido resuletos o bien su solución fue encontrada tiempo después, lo cual le resultaba en una gran motivación para continuar su trabajo.

El realizar investigación dentro de las áreas que él cultivó por sí mismo desde que fue estudiante de posgrado, tiene sin duda un mérito enorme, que muestra la fortaleza intelectual y el grado de madurez científica con el que realizó su trabajo. En el mundo actual donde se aprovecha cualquier oportunidad para publicar una observación, no deja de ser admirable su honestidad en publicar sólo los resultados que él consideraba de suficiente calidad.

Aunque sólo dirigió dos tesis de Licenciatura, Leopoldo Román impartió muchos cursos en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Él dejó una huella en cada una de las personas que fuimos sus alumnos (de los ocho cursos de álgebra que tomé, él fue ayudante de siete de ellos). En sus clases, Leopoldo era muy formal y escribía muy bien. Muchas veces nos contaba de los posibles temas que podríamos ver en otros cursos.

Leopoldo se preocupaba mucho por la situación del país, lade la UNAM y la del Instituto de Matemáticas. A su manera, se interesaba muchos por sus alumnos. En nuestras idas a comer, platicábamos de éstos y otros temas de interés general. No le gustaba hablar de matemáticas durante la comida.

Agradezco la oportunidad que tuve de conocer a Leopoldo Román, de quien aprendí y con quien discutí mucho a través de sus clases y las pláticas que teníamos casi a diario. También agradezco al Dr. Alejandro Díaz Barriga Casales el permitirme escribir esta pequeña nota sobre la fugaz vida de tan distinguido personaje.

 

Pensamientos de Leopoldo Román

El 12 de octubre del 2006 partió (Leopoldo Román) para "conquistar otros mundos'', pues "él ya había hecho todo lo que tenía que hacer aquí'', eran con frecuencia sus últimas palabras.

Go to top