Roberto Martínez Villa

Ciudadano del principado de Gauss.

A finales de los años 60´s, se impartió en una universidad de Guadalajara un seminario sobre matemáticas puras que llevaba por título "Las matemáticas viciosas y perniciosas". La vida de un ingeniero civil tomaría un curso totalmente distinto después de este anuncio, llegando a convertirse en uno de los mejores matemáticos mexicanos.

Ciudadano del principado de Gauss

Por:Rita Esther Zuazua Vega.

Unidad Morelia del Instituto de Matemáticas de la UNAM.

A finales de los años 60´s, se impartió en una universidad de Guadalajara un seminario sobre matemáticas puras que llevaba por título "Las matemáticas viciosas y perniciosas". La vida de un ingeniero civil tomaría un curso totalmente distinto después de este anuncio, llegando a convertirse en uno de los mejores matemáticos mexicanos. Me refiero a Roberto Martínez Villa. Motivado por la incursión en este nuevo aspecto de las matemáticas, tiempo después Roberto llega a su casa y le anuncia a su esposa: "Nos vamos a la Universidad de Arizona, voy a hacer una maestría en matemáticas puras". (1969- 1971).

 

A su regreso, se van a vivir a la Ciudad de México donde Roberto conocería a Maurice Auslander (uno de los padres de la teoría de representaciones de álgebras) quién lo invitó a realizar estudios bajo su dirección en la Universidad de Brandeis, USA. Aunque Roberto obtuvo su grado oficialmente en México, su trabajo de doctorado se desarrolló bajo la dirección de Auslander (1975-1977), mismo que concluyó con la tesis titulada "Módulos casi- proyectivos en álgebras hereditarias".


Desde 1973 a la fecha, Roberto es investigador de tiempo completo en el Instituto de Matemáticas de la UNAM, habiendo alcanzado las máximas categorías académicas en nuestro país. Sus campos de especialidad son el álgebra, la teoría de anillos no conmutativos y la teoría de representaciones de álgebras. En su currículum podemos encontrar un respetable número de publicaciones internacionales y nacionales, relacionadas, entre otros temas, con el estudio de sucesiones que casi se dividen, álgebras de dimensión dominante infinita, subcategorías finitas contravariantes y teorías de torsión, álgebras preproyectivas y álgebras regulares de Auslander generalizadas, etc. La mayoría de sus trabajos son individuales y entre sus coautores podemos encontrar grandes representantes de la teoría de representaciones de álgebras, como es el caso de José Antonio de la Peña (quién además fue su alumno de maestría y doctorado), Raymundo Bautista, Edward Green e Idun Reiten, por mencionar sólo algunos de ellos.


En los útimos años su interés se ha enfocado al estudio de las propiedades y aplicaciones de las álgebras de Koszul. En el último congreso internacional de teoría de representaciones, realizado en la ciudad de Toronto (2002), hubo una sesión matutina dedicada a las álgebras de Koszul. Cuando las pláticas terminaron, Roberto era conocido entre la comunidad como el "Boss Koszul", debido al gran número de referencias que se hicieron a sus trabajos.

La labor docente de Roberto inició en la Universidad Autónoma de Guadalajara (1968) y ha continuado de manera ininterrumpida en la Facultad de Ciencias de la UNAM, Universidad Autónoma Metropolitana, UAM (1985), Centro de Investigación en Matemáticas, CIMAT (1988), la Universidad Autónoma del Estado de México(1990-92, 1999-2002). Desde el año 2000 Roberto forma parte del personal académico de la Unidad Morelia del Instituto de Matemáticas de la UNAM.

Además del sinnúmero de cursos que ha impartido, participación en congresos y conferencias de investigación impartidas en diversas universidades, Roberto ha dirigido cuatro tesis de licenciatura, dos de maestría y una de doctorado. Roberto ha tenido, también, un profundo interés por la divulgación científica, como podemos ver en un gran número de trabajos publicados.

Como vicepresidente de la Sociedad Matemática Mexicana, SMM (1992-1995), Roberto fundó y coordinó el Comité "Matemáticas y Sector Productivo", de la SMM, dentro del cual se han realizado varias actividades de vinculación de las matemáticas y la industria. En particular, participó como principal organizador en el Primer y en el Segundo encuentro de Vinculación de las Matemáticas con el Sector Productivo (1993-94), así como varios talleres de modelación matemática de problemas industriales (1994-97). Ha sido editor y coeditor en varias Memorias de congresos y talleres tanto nacionales como internacionales, además de coordinador de varios proyectos de intercambio internacionales, en particular con USA, Japón y China. Podríamos continuar con los datos curriculares de Roberto, sin embargo, mi idea al escribir este pequeño artículo fue la de acercarnos más a Roberto el ser humano, padre de familia y amigo.

Durante sus tiempos de estudiante en la Universidad de Brandeis, Roberto solía pasar horas metido en la biblioteca, en algunas de estas ocasiones Mercedes, su esposa, lo acompañaba, leyendo libros de su interés o tejiendo. Uno de esos días, Mercedes oyó cantar los pájaros y comentó: "aquí los pájaros también cantan de noche", al asomarse a la ventana vió que no era de noche, ya había amanecido y simplemente, una vez más como siempre que Roberto se concentra en las matemáticas, no se había dado cuenta. Roberto, quien siempre ha sido amante y conocedor de la cultura oriental, lo cual se refleja en su actitud hacia las personas cercanas que recurren a él para recibir un consejo, no sólo es un excelente escucha, sino que antes de emitir cualquier opinión, pensará largamente en ello y uno puede tener la confianza de que su respuesta habrá sido vista y razonada desde todos los ángulos. En particular, sus hijos confían plenamente en sus sugerencias, rodeadas, además, de una gran comprensión y cariño, dos de las cualidades de Roberto más importantes como padre de familia.

De sus tiempos de "boy scout" de hueso colorado, le quedó el gusto por acampar y disfrutar la naturaleza. Ahora en la tranquilidad de nuestra bella ciudad colonial de Morelia, Roberto y su esposa, realizan caminatas matutinas diarias sazonadas con largas conversaciones, una de las cosas que Mercedes más valora en su relación de pareja. Con su familia y una tienda de campaña por fiel compañera recorrieron básicamente toda la República. Si de música se trata, en casa de la familia Martínez González podemos encontrar una gran variedad y reflejo de buen gusto. Roberto es un hombre que disfruta enormemente la música en todos sus géneros; su esposa me comentó que todos los días él la saludaba musicalmente, a lo que yo le contesté: que romántico. Mercedes sonrió: "No mujer lo que pasa es que él primero pone la música y luego habla". Pero quizá el mayor gusto de Roberto es la lectura, en particular historia, novelas, filosofía y psicología, donde nos aseguran que es todo un especialista. Enemigo de la televisión, pero cinéfilo de corazón, Roberto me ha comentado alguna vez, que es tanto su gusto por el cine, que ha tenido que bajar sus estándares, ya que no hay videoclub que pueda aguantar su ritmo. Uno más de sus gustos es el buen comer, sus recomendaciones en este sentido, pueden también ser tomadas muy en serio. Quiero terminar agradeciéndole a Mercedes su ayuda para escribir este artículo como un pequeño homenaje a Roberto el matemático y amigo con motivo de su sesenta aniversario. ¡Felicidades!

Pensamientos de Roberto Martínez Villa

“Actualmente las mayoría de las investigaciones científicas son inaceptables si no son validadas mediante el uso de algún modelo matemático. Aun en áreas de conocimiento como la biología y la medicina, el uso de modelos matemáticos se ha generalizado”,


Roberto Martínez Villa.

Go to top