Roberto Martínez Villa

Ciudadano del principado de Gauss.

A finales de los años 60´s, se impartió en una universidad de Guadalajara un seminario sobre matemáticas puras que llevaba por título "Las matemáticas viciosas y perniciosas". La vida de un ingeniero civil tomaría un curso totalmente distinto después de este anuncio, llegando a convertirse en uno de los mejores matemáticos mexicanos.

Ciudadano del principado de Gauss

Por:Rita Esther Zuazua Vega.

Unidad Morelia del Instituto de Matemáticas de la UNAM.

A finales de los años 60´s, se impartió en una universidad de Guadalajara un seminario sobre matemáticas puras que llevaba por título "Las matemáticas viciosas y perniciosas". La vida de un ingeniero civil tomaría un curso totalmente distinto después de este anuncio, llegando a convertirse en uno de los mejores matemáticos mexicanos. Me refiero a Roberto Martínez Villa. Motivado por la incursión en este nuevo aspecto de las matemáticas, tiempo después Roberto llega a su casa y le anuncia a su esposa: "Nos vamos a la Universidad de Arizona, voy a hacer una maestría en matemáticas puras". (1969- 1971).

Pensamientos de Roberto Martínez Villa

“Nosotros no trabajamos con objetos concretos como podrían ser animales, rocas o el cerebro humano, ni con fenómenos observables y medibles de la naturaleza como podrían ser la lluvia, la velocidad de un objeto o la radiación de un átomo. Nuestros objetos de estudio no son aprehensibles por medio de los sentidos ni pueden ser registrados con aparatos de mediación; sólo podemos acceder a ellos por medio de la imaginación y la razón”


Roberto Martínez Villa

Go to top