Sotero Prieto Rodríguez

 

 Sotero Prieto Rodríguez (Padre de las Matemáticas en México)

(1884-1935)

Precursor de las matemáticas modernas en México

El maestro Sotero Prieto sostenía, con toda lucidez, que las ciencias matemáticas y físicas son fundamentales en ingeniería. “Consecuentemente, la formación de ingenieros capaces exige de estudios rigurosamente disciplinados en aquellas áreas, aunque no sean los únicos; ya que, para ser buen profesional en dicha actividad tecnológica multimodal, es indispensable conocer también la geología, la química, la biología y la ecología, así como la administración y la economía, puesto que no es posible actuar a espaldas de esa realidad escueta expresada por la relación costo-beneficio. Por eso se deben conocer y estudiar las tesis de Galileo y Kepler, como arranque de la ciencia moderna, porque cuando la física, y sobre todo. la mecánica se transforman en disciplinas de un acusado carácter operacional, el ancho camino del racionalismo desemboca en la gran revolución científica del presente”.

 

El maestro Sotero Prieto Rodríguez es recordado como el gran impulsor de las matemáticas superiores en México. Este destacado profesor de matemáticas tuvo una formación como ingeniero civil, carrera que estudió en la Escuela Nacional de Ingenieros de 1902 a 1906, sin llegar nunca a obtener el título correspondiente.

Desde muy joven se convirtió en profesor de la Escuela Nacional Preparatoria, luego de la Escuela Nacional de Ingenieros y de la Escuela Nacional de Altos Estudios (escuelas integradas más tarde a la Universidad Nacional de México), en las que se le consideró notable autoridad, influyendo así en el progreso de la enseñanza y aprendizaje de las matemáticas. Tuvo un papel relevante en la modificación y progreso de las investigaciones matemáticas, así como en la formación de las nuevas generaciones de ingenieros y de estudiantes de ciencias exactas, durante poco más de un cuarto de siglo.

El maestro Sotero fue el primero en señalar el lamentable estado de atraso en que se encontraba la matemática en México y emprendió el trabajo académico para superar esta situación. Fue así que en 1932 reunió a un grupo de sus discípulos y formó la Sección de Matemáticas de la Sociedad Científica “Antonio Alzate”, actual Academia Nacional de Ciencias de México. Este grupo fue la simiente de la Sociedad Matemática Mexicana (SMM).

José Yurrieta Valdés escribió sobre el maestro Sotero Prieto: “Si Erasmo Castellanos Quinto exponía sus clases de literatura con extraordinaria claridad, y Antonio Caso disertara maravillosamente en sus cátedras de filosofía y de sociología; Sotero Prieto enseñaba matemáticas con inmejorable precisión y con sencilla claridad, pudiendo así formar estudiantes y discípulos, más tarde profesores a su vez, que a través del tiempo llegaron a destacar con mayor brillo y lucidez que el propio maestro; entre ellos se encuentran Alfonso Nápoles Gándara, Manuel Sandoval Vallarta, Vicente Guerrero y Gama, Enrique Rivero Borrell, Nabor Carrillo Flores, Javier Barros Sierra, Alberto Barajas, Efrén Fierro, Carlos Graef Fernández, Jorge Quijano, Manuel López Aguado y muchos más que, de una u otra forma, recibieron el caudal estrepitoso de sus enseñanzas sabias, e integraron el que podríamos llamar Grupo de don Sotero”.

Yurrieta Valdés recuerda también que según algunos de los amigos más allegados de don Sotero Prieto, éste había expresado que si al pasar los cincuenta años de edad aún no había logrado realizar algún gran descubrimiento en su especialidad, procedería a cometer suicidio, cosa que nadie le tomó en serio. Sin embargo, al medio día del miércoles 22 de mayo de 1935, en la casa número 2 de la calle de Génova, cuando se encontraba solo, cumplió trágicamente la promesa que puso fin a uno de los personajes que se dedicó en cuerpo y alma al servicio de la ciencia de las matemáticas. (1)

(1). La versión de que el maestro Prieto se suicidó en uno de los salones de clases del viejo Palacio de Minería no es correcta (ver el periódico Excelsior del 23 de mayo de 1935, segunda sección, páginas 1 y 8).


Bibliografía:

Vasconcelos, José.- La Raza Cósmica.- México, Editorial Botas, S.A., 1926. p. 156.
Armendáriz, Antonio. - Hermandad Pitagórica.- México, Novedades, marzo 21 de 1987, P. Editorial.

I
Historia de las Matemáticas.
Instituto Mexiquense de Cultura
Toluca, 1991, pág. 15-20

 

Pensamientos de Sotero Prieto

Nacido en una época en que el ambiente científico era débil, sufrió las ilusiones ópticas del autodidacto.

"El autodidacto no es feliz", decía Sotero Prieto.

 

Go to top