Sotero Prieto Rodríguez

 

 Sotero Prieto Rodríguez (Padre de las Matemáticas en México)

Prieto, Sotero

(Del Boletin del Departamento de Matemáticas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. #2013. Junio 2006)

Sotero Prieto Rodríguez nació el 25 de diciembre de 1884 en la Ciudad de México. Fue el mayor de seis hijos del ingeniero de minas y profesor de matemáticas Raúl Prieto Mango y la señora Teresa Rodríguez de Prieto, ambos nacidos en Guadalajara, Jalisco. En 1918, a los 33 años, Sotero contrajo matrimonio con la señorita Isabel Río de la Loza, descendiente del distinguido hombre de ciencia médico Leopoldo Río de la Loza y tuvo cuatro hijos.

Sotero Prieto Rodríguez nació en Guadalajara, Jalisco, el 25 de diciembre de 1884 y murió en la Ciudad de México el 22 de mayo de 1935.
Desde que yo era niño, el nombre "Sotero" me parecía raro; de hecho más de uno ha pensado que no es siquiera un nombre sino un apellido. Indagando en la historia, el uso más antiguo que detecté de este nombre es en realidad como un título que significa "el salvador". Fue adosado al nombre de muchos gobernantes de origen griego que reinaron en el Cercano Oriente durante la época helenística, entre el siglo IV a. n. e. y el siglo I d. n. e. El uso recurrente del título volvió a la palabra un nombre propio en sí mismo, que en español corresponde a Sótero o Sotero. De estos gobernantes, el primero fue el primer faraón egipcio en la época helenística (o Ptolomeica), llamado Ptolomeo I Sotero (Πτολεμα´ιος Σωτ´ηρ), que rigió en Alejandría de 305 a. n. e. a 285 a. n. e. y quien fundó la famosa Biblioteca de Alejandría. El nombre propio Sotero adquirió su carácter cristiano del duodécimo Papa, Sotero I, quien reinó alrededor del año 150 y fue beatificado y  convertido en San Sotero

Yo conocí a Prometeo en 1931. En la Escuela Nacional Preparatoria. Parecía un profesor de geometría analítica y todos le decían Sotero Prieto.

(1884-1935)

Precursor de las matemáticas modernas en México

El maestro Sotero Prieto sostenía, con toda lucidez, que las ciencias matemáticas y físicas son fundamentales en ingeniería. “Consecuentemente, la formación de ingenieros capaces exige de estudios rigurosamente disciplinados en aquellas áreas, aunque no sean los únicos; ya que, para ser buen profesional en dicha actividad tecnológica multimodal, es indispensable conocer también la geología, la química, la biología y la ecología, así como la administración y la economía, puesto que no es posible actuar a espaldas de esa realidad escueta expresada por la relación costo-beneficio. Por eso se deben conocer y estudiar las tesis de Galileo y Kepler, como arranque de la ciencia moderna, porque cuando la física, y sobre todo. la mecánica se transforman en disciplinas de un acusado carácter operacional, el ancho camino del racionalismo desemboca en la gran revolución científica del presente”.

Para Manuel Sandoval Vallarta, el maestro Sotero Prieto fue determinante en su porvenir como científico.

Al respecto comenta: "Los años que estuve en la preparatoria, de 1912 a 1916, fueron los de la revolución. Eran tiempos muy agitados y cada rato había balaceras. Entonces las puertas de la escuela se cerraban y uno no podía siquiera salir de su casa. Pero apenas acababan los balazos se reanudaban las clases y nunca perdimos un año. No como ahora que, con cualquier pretexto, se suspenden las clases por meses. En 1917 mi padre intentó mandarme a Cambridge, Inglaterra, y cuando ya estaba todo arreglado, los alemanes empezaron a hundir todos los barcos que se aventuraban en el Atlántico. Así que fuí a Cambridge, Massachusetts, donde pasé sin dificultad las pruebas más duras de matemáticas, geometría y trigonometría. Era famoso el Massachusetts Institute of Technology (MIT) por lo riguroso de sus exámenes de admisión, pero yo no tuve problemas gracias a las clases magníficas del Profesor Sotero Prieto. Si no hubiese sido por ellas no habría pasado esa prueba. Mi examen fue tan bueno que al terminar me preguntaron por la escuela en la que me había preparado. Yo les dije: En la Escuela Nacional Preparatoria de México, y me contestaron; - Ah, debe ser una excelente escuela-, Si señores, les respondí, lo es."

 

Pensamientos de Sotero Prieto

Nacido en una época en que el ambiente científico era débil, sufrió las ilusiones ópticas del autodidacto.

"El autodidacto no es feliz", decía Sotero Prieto.

 

Go to top