Carlos de Sigüenza y Góngora

Erudito, matemático, historiador, astrónomo y filósofo. Máximo representante de la filosofía mexicana del siglo XVII, junto con Sor Juana Inés de la Cruz. Nació un 14 de agosto de 1645 en la Ciudad de México. Hijo de Carlos de Sigüenza y de Dionisia Suárez de Figueroa y Góngora.

Por Carlos García

Erudito, matemático, historiador, astrónomo y filósofo. Máximo representante de la filosofía mexicana del siglo XVII, junto con Sor Juana Inés de la Cruz. Nació un 14 de agosto de 1645 en la Ciudad de México. Hijo de Carlos de Sigüenza y de Dionisia Suárez de Figueroa y Góngora.

Ingresó al noviciado de la Compañía de Jesús de Tepotzotlán, Estado de México, el 17 de mayo de 1660. Ahí estudió retórica; el 15 de agosto de 1662 recibió los votos sencillos de los jesuitas. Continuó sus estudios, esta vez de filosofía, en el Colegio de San Pedro y San Pablo de la Ciudad de México. El 3 de agosto de 1667, durante su estancia en el Colegio del Espíritu Santo de Puebla, fue expulsado de la compañía. Se ha señalado que su salida se debió a un problema de indisciplina.El 24 de julio de 1668 pidió su reingreso a la Compañía de Jesús, sin embargo ésta no lo aceptó, aún así mantuvo amistad con antiguos compañeros. En ese mismo año publicó Primavera indiana, poema dedicado a la Virgen de Guadalupe.

Luego de una ardua competencia entre Carlos de Sigüenza y Góngora, José Salmerón de Castro y Juan Saucedo por obtener la cátedra de astrología en la Real y Pontificia Universidad de México, el 20 de julio de 1672 el jurado decidió entregársela al primero.

Hasta 1680 realizó numerosos estudios, entre los que destacan aquellos dedicados a las civilizaciones indígenas de México, principalmente la náhuatl; también formó una colección de códices mesoamericanos. En 1680 recibió dos nombramientos de parte de la Corona: el primero como cosmógrafo del reino de la Nueva España y el segundo como “examinador general de artilleros”, título que recibían los catedráticos de matemáticas y astrología.

De 1680 a 1681 se dedicó a la observación de los cometas. En 1681 Sigüenza escribió el Manifiesto filosófico contra los Cometas, con él pretendía corregir el arraigado error de que los cometas influyen en los destinos humanos. Su libro y el fenómeno mismo detonaron los escritos de otros autores como José de Escobar Salmerón y Castro, Gaspar Juan Evelino, Martín de la Torre y Eusebio Francisco Kino, la polémica se extendió hasta la aparición del cometa Halley. Para zanjar la cuestión nuestro filósofo escribió en 1690 la Libra Astronómica.

En 1682 es nombrado capellán del Hospital del Amor de Dios por el arzobispo de México, Francisco Aguiar y Seijas. En 1689 debido a la enfermedad solicitó un sustituto para sus cátedras de Astrología y Matemáticas.

En 1690 le otorgaron el puesto de contador de la Universidad. Ese mismo año publicó el informe Infortunios de Alonso Ramírez. En años posteriores realizó otros dos textos del mismo tipo: en 1691 escribió Trofeo de la justicia española, donde describía las hazañas de la Armada de Barlovento, enviada para expulsar a los colonos franceses de la isla de Santo Domingo. El 8 de junio de 1692 y debido a las terribles inundaciones en el Valle de México y a la carestía de productos como el maíz sucedió un motín en la ciudad, el palacio virreinal quedó en ruinas y el archivo municipal fue incinerado. Sigüenza narró estos hechos en su informe titulado Tumulto y motín.

Con el objetivo de proteger la Nueva España de incursiones francesas, en 1692 Carlos II autorizó una expedición para conocer la bahía de Pensacola en la Florida, Sigüenza fue elegido para suministrar la documentación cartográfica y científica del lugar.

El progresivo deterioro de su salud hizo que el 24 de Julio de 1693 se jubilara de sus cátedras de Astrología y Matemáticas. Pero no sólo dejó su cátedra, también tuvo que abandonar el puesto de contador que le habían otorgado años atrás. Después de su salida de la Universidad prestó servicio al virrey.

En noviembre de 1699 Carlos de Sigüenza y Góngora recibió el nombramiento de corrector general de libros del Santo Oficio de la Inquisición de la Nueva España.

Murió un 22 de agosto de 1700 debido a problemas renales. Su funeral se realizó en la iglesia del Colegio de San Pedro y San Pablo, perteneciente a la Compañía de Jesús. Al morir donó a ésta orden su valiosa biblioteca y sus instrumentos científicos.

(De https://filosofiamexicana.org/2015/08/14/370-anos-del-nacimiento-de-carlos-de-siguenza-y-gongora/)

Pensamientos de Carlos de Sigüenza y Góngora

“Desde el año de 1667 comencé casi muchacho (sólo siéndolo pude interrumpir más útiles estudios y aplicarme a éste), comencé, digo, a estudiar sin maestro las matemáticas todas, y con más cuidado la astrología.”


Parte del curriculum de Carlos de Sigüenza y Góngora para obtener su cátedra de Matemáticas

 

Go to top