Carlos de Sigüenza y Góngora

Erudito, matemático, historiador, astrónomo y filósofo. Máximo representante de la filosofía mexicana del siglo XVII, junto con Sor Juana Inés de la Cruz. Nació un 14 de agosto de 1645 en la Ciudad de México. Hijo de Carlos de Sigüenza y de Dionisia Suárez de Figueroa y Góngora.

Diario de sucesos notables (1665-1703):

“Domingo 22, octava de la Asunción de nuestra Señora, a las doce poco más de  la noche, murió el Lic. D. Carlos de Sigüenza y Góngora, presbítero, natural de esta ciudad, gran matemático, catedrático jubilado de esta facultad;(...)  imprimió algunas obras muy eruditas; había adquirido todas las historias y noticias de Indias;(...) cosmógrafo de S. M., contador de la real Universidad mejicana, insigne en todas ciencias, examinador general de artilleros, corrector del santo Oficio de la Inquisición de esta Nueva España, capellán mayor del hospital del Amor de Dios;(...) insigne filósofo, que se pudo comparar con aquellos que celebra la antigüedad; grande poeta”


En el siglo XVII se desbordó, tanto en las artes plásticas como en las letras, una viva corriente de fantasía, adorno, de exterioridad llamativa, que fue el barroco.

Sus manifestaciones se dejaron sentir básicamente en las naciones hispánicas.El arte barroco destacó como gesto de triunfo en coincidencia con la marcha de la contrarreforma tras el desgarramiento religioso del siglo anterior, y acaso por ello se le consideró en la arquitectura “estilo jesuita”, dada la labor de los religiosos de San Ignacio de Loyola.

Grandes personajes novohispanos

Hijo menor de ocho hermanos, estaba emparentado con el famoso poeta barroco culterano Luis de Góngora. Su padre fue tutor de la familia real en España y al emigrar al Nuevo Mundo se integró a la burocracia virreinal por el resto de su vida. Con un trabajo seguro y experiencia docente no tuvo dificultades en brindar él mismo la educación básica que necesitaban sus hijos.

Nacido en la Ciudad de México (1645), este jesuita es considerado una de las mentes más brillantes del periodo colonial. ¡Incursionó en la historia, la geografía, las ciencias, las letras y en la cátedra universitaria!

De ilustre familia, ingresa a la Compañía de Jesús a los 17 años abandonándola dos años más tarde.

En 1672 desempeña las cátedras de matemáticas y astronomía en la universidad. Participa en una controversia científica con motivo de la aparición de un cometa (1680).

Pensamientos de Carlos de Sigüenza y Góngora

“Del cielo luces, de Helicón Auroras”
“Consonancias de luz, voces de estrellas”
“Tosca mi pluma, balbuciente el labio”
“Nieva jazmines o retamas dora”
“O auge de luz, o eclíptica luciente”
“Olas de rosas a mares de azucenas”
“Pancaya inciensos, mirras el Orontes”
“Deidad suprema o celestial Vulcano”
“Néctares liba, lágrimas enjuga”
“Busque elevado, sople deprimido”
“doró de luces, y argentó de estrellas


Oriental Planeta Evangélico (Simetría Bilateral en texto Poético de Carlos de Sigüenza y Góngora)

 

Go to top