Alberto Barajas Celis

 

La Universidad es prodigiosa. Al entrar a la Preparatoria nos desorienta la riqueza de las posibilidades humanas. En nuestra mano está ser jurista, escritor, político, ingeniero o banquero. Pero unas voces misteriosas, que me hablaban en los corredores de la Escuela, me fueron guiando con gran sabiduría y firmeza. Me revelaron que yo no era novelista, ni abogado, ni historiador, ni hombre de negocios. Yo era matemático.

 

archivo

Alberto Barajas es una pieza clave en el edificio matemático mexicano. como profesor de Geometría y Teoría delos Números en la Facultad de Ciencias de nuestra máxima Casa de Estudios, ha contribuido de manera decisiva, a lo largo de más de cincuenta años, a formar un sólido núcleo de matemáticos mexicanos. Durante esos años ha engendrado una multitud de ideas que han ido cristalizando  en la ampliación y enriquecimiento del ambiente matemático mexicano, de nuestra Universidad y del país. Su estilo elegante de exponer la Geometría es ya un modelo clásico en nuestro medio. Donde Barajas aspira, la atmósfera se ensancha, se vuelve más rica y más respirable pues él es, antes que nada, un constructor del espacio. No es casualidad que fuera cautivado por la Teoría de la Gravitación y por la Geometría, campos en los que realizó sus principales trabajos de creación matemática.

 

 Actor y observador privilegiado, nadie ha tenido acceso a un panorama tan amplio de la historia moderna de la matemática mexicana como Alberto Barajas, quien fue discípulo de Sotero Prieto y de Alfonso Nápoles Gándara -los dos introductores de la matemática moderna en México- además de ser un pionero fundamental de la actual matemática mexicana, fue investigador fundador del Instituto de Matemáticas y miembro fundador de la Sociedad Matemática Mexicana.

Nadie como él -en México- ha destacado el lugar esencial que ocupan, en el movimiento interno de la matemática, la belleza y la elegancia, ni reconocido el papel protagónico del  placer mental -la voluptuosidad del pensamiento- y la tensión lúdica en la creación matemática.

Alberto Barajas es un apasionado defensor de la Universidad y de su papel en la construcción del país. Como funcionario universitario (director de la Facultad de Ciencias, coordinador de la Investigación Científica y miembro de la Junta de Gobierno de nuestra Institución) unió a su lucidez intelectual una abierta generosidad y una nítida voluntad de servicio. Fue colaborador cercano del rector Nabor Carrillo en la aventura de construir la Ciudad Universitaria, también participó creativamente en el diseño de la espléndid primera casa de la Facultad de Ciencias.

Quien conoce a Alberto Barajas reconoce su brillo excepcional y su gran sensibilidad artística -centralmente poética-, conoce  a un enamorado de las matemáticas, alegre, cordial y antisolemne que cultiva el diálogo consigo mismo y la literatura oral con sus amigos; sabe de su profunda curiosidad por el lenguaje y que el optimismo puede llegar a ser una pasión.

Recuerda el maestro que en sus años de estudiante de preparatoria, uno de sus profesores le dijo: "Barajas, usted es optimista porque es joven". El continúa así: joven y con su optimismo inagotable, compartiendo con sus alumnos el gusto por la Geometría y la Teoría de los Números. Sus antiguos discípulos lo vemos en ocasiones -con la ayuda del cine mental- todavía como director de la Facultad de Ciencias, conversar con sus jóvenes alumnos en los pasillos de nuestra antigua Casa de Estudios.

El doctor Alberto Barajas Celis nació en la Ciudad de México el 17 de julio de 1913. Sus padres fueron don Isidoro Barajas y doña Leonor Celis. Estudió en la Escuela Nacional Preparatoria, en la Escuela Nacional de Ingenieros y en la Facultad de Ciencias de nuestra máxima Casa de Estudios. En esta última obtuvo los grados de maestro y doctor en Ciencias Matemáticas con las tesis "Invarientes proyectivos de las transformaciones circulares (1942)" y  "Teoría de las teorías de la gravitación (1947)", respectivamente. Fue distinguido con al Beca Guggengheim para trabajar con el gran matemático norteamericano G.D. Birkhoff en la Universidad de Harvard (1944-1945)

El doctor Barajas se inició como profesor en la Escuela Nacional Preparatoria en 1934 y ha sido maestro de la Facultad de Ciencias desde 1938. Ha desempeñado los siguientes puestos en nuestra Institución: investigador de carrera del Instituto de Matemáticas, de 1947 a 1967; profesor de carrera de la Facultad de Ciencias desde 1969; director dela Facultad de Ciencias de 1947 a 1957; corrdinador de Ciencias de 1953 a 1961; miembro de la Comisión de Nuevos Métodos de Enseñanza de 1947 a 1969 y miembro de la Junta de Gobierno de 1970 a 1979.

Desde 1976 es profesor emérito de nuestra Institución y en 1985 fue no,brado Doctor honoris causa de nuestra máxima Casa de Estudios.

 

Víctor Neumann-Lara

Pensamientos de Alberto Barajas

Como usted sabe, la palabra mártir quiere decir testigo. Se llamó así a los primeros cristianos porque daban testimonio de que un hombre, en efecto, había sufrido una muerte cruel para salvar a los hombres. Soy, pues, el mártir de las matemáticas.


Alberto Barajas Celis

Go to top