Sylvia de Neymet

Considerada la primera doctora en matemáticas de México, Sylvia de Neymet Urbina dedicó la mayor parte de su vida a la docencia, casi 40 años. Neymet fue de las primeras mujeres que ingresó a la Facultad de Ciencias de la UNAM.

Autor:
Blanca Estela Botello
Réquiem (1938-2003)

Considerada la primera doctora en matemáticas de México, Sylvia de Neymet Urbina dedicó la mayor parte de su vida a la docencia, casi 40 años.

Neymet fue de las primeras mujeres que ingresó a la Facultad de Ciencias de la UNAM, para estudiar la carrera de Matemáticas, en la década de los 50.

Compañeros y amigos de trabajo la recuerdan como una mujer de mucho sentido común, sencilla, amigable, sin "atarse" a posiciones ideológicas.

Casada con un anestesiólogo de origen francés, Neymet, de ascendencia francesa, fue madre de dos mujeres y un hombre.

Isabel Puga, compañera de trabajo, describe a Neymet como una mujer práctica, sensata, "que a veces tomaba en serio las bromas".

"Alguna vez viajé con ella a Hungría, en 1993, a un congreso y como compañera de cuarto era ideal, era muy respetuosa, muy prudente. Uno se sentía a gusto con ella, era de trato fácil, muy fina y raras veces se enojaba", expresó Puga.

"Fue un mérito muy grande de ella que siendo mujer y siendo el medio matemático que estaba en sus inicios, hacer su doctorado y su carrera académica. Es la primera doctora en Matemáticas y es la primera mujer que hace una carrera académica en Matemáticas, de quedarse a trabajar en una Universidad, de hacer investigación en Matemáticas", dijo.

Lamentó el fallecimiento de la doctora, pues considera que todavía "tenía mucho para dar", a sus 65 años de edad.

Angel Tamariz Mascarúa, también compañero de Neymet, dijo que desde hace 30 años conocía a la profesora.

"Fuimos compañeros en muchos congresos, comisiones académicas y seminarios. Ella fue una de las primeras profesoras de tiempo completo de este departamento de Matemáticas. Tuvimos mucha relación, porque trabajamos en lo mismo y establecimos una relación de amistad desde siempre.

"Jamás oí de ella ningún chisme ni ningún comentario negativo hacia nadie, era una persona que se estimaba ella misma mucho y por lo tanto estimaba a los demás también", expresó.

Dijo que en un mundo de constantes debates y discusiones, como el de la Facultad de Ciencias, era fácil resolver los problemas con ella, debido a al sensibilidad que tenía para equilibrar las opiniones.

Recordó que después de una operación que le hicieron del corazón, quedó muy debilitada, no pudiendo resistir una segunda operación.

Paz Alvarez, amiga y colega de Neymet, trae a la memoria el inicio de lo que fue una amistad perdurable.

"El momento crucial de nuestra amistad fue el congreso en Guanajuato de 1990. Viajamos Pilar Martínez, Mariana Saiz y yo en el coche de Sylvia; ahí se rompió cualquier hielo y descubrimos que detrás de lo serio y formal, Sylvia escondía a una mujer divertida, alegra, dicharachera.

"Sylvia y yo compartimos habitación y noches enteras de la más deliciosa plática. Eran las dos de la mañana y nos decíamos 'bueno, ya. Mañana seguimos platicando', apagábamos la luz, y bastaba con que una dijera 'pero....' para que la luz se en cendiera y la plática continuara hora tras hora".

De acuerdo con un texto de Laura Romero, colaboradora de Gaceta UNAM, Neymet fue una de las cinco mujeres que compartieron las aulas del primer año de la facultad con más de 30 estudiantes varones de las carreras de Física, Actuaría, Astronomía y Matemáticas.

Destaca que su padrino de generación fue Nabor Carrillo, en ese entonces Rector de la UNAM, y al terminar la carrera y sin haberse titulado, recibió una beca de dos años para estudiar en la Universidad de La Sorbona, en Francia.

El doctorado lo obtuvo luego de cuatro años en el Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) con un trabajo en topología algebraica.

A partir de ahí se dedicó de lleno a la docencia y a atender a su familia.

-Fue de las primeras mujeres en la Facultad de Ciencias.

-Fue la primera doctora en Matemáticas.

-Su padrino de generación fue Nabor Carrillo.


Reforma

 

 
Go to top